¡Cuidado Troll! ¿Qué son y Cómo reconocerlos?

¡Cuidado Troll! ¿Qué son y Cómo reconocerlos?

 

En algunos casos, dependiendo de la vehemencia y el alcance de los ataques, un troll puede intimidar a los interlocutores y hacer que cambien sus hábitos online o incluso en la vida real.

Los trolls suelen entrar en una discusión que se viene desarrollando desde hace algún tiempo, en la que ya participan muchos usuarios. De esta forma se aseguran una gran audiencia, formada por usuarios de Internet heterogéneos dispuestos a responder a cualquier provocación.

Sin embargo, por regla general, su intervención no tiene nada que ver con la discusión en curso. El troll, que se esconde detrás del anonimato de los apodos, se limita a insultar a otros usuarios directa y, a menudo, personalmente, con el objetivo de desatar la reacción de uno o más participantes.

El objetivo final es, de hecho, perturbar la discusión, llevándola por pistas completamente diferentes a las iniciales, provocando además dos tipos de reacciones por parte del resto de internautas; o bien desconcierto sin saber qué responderles o bien que la otra persona o la que recibe el insulto conteste al mismo nivel iniciando así una acalorada discusión.

Los trolls se dividen aproximadamente en cuatro categorías.

  • Troll de tiempo de juego. También conocidos como trolls del tiempo perdido, son fácilmente identificables y neutralizables. Se caracterizan por una baja asistencia a la comunidad y un comportamiento no lineal; alternando intervenciones amables y temáticas con discusiones con intervenciones casuales caracterizadas por el odio y el deseo de venganza.
  • Trolls tácticos. En cierto modo se parecen a los trolls en su tiempo libre, pero planifican -a veces incluso durante mucho tiempo- sus intervenciones en foros y redes sociales de diversa índole. Inicialmente, los trolls tácticos ingresan al “ecosistema” social de la comunidad online de forma tranquila y colaborativa, estableciendo – en algunos casos – relaciones cordiales con otros miembros de la red social. Sin embargo, es una táctica estudiada en la mesa, necesaria para «atrapar» a los demás usuarios y dejarlos desplazados cuando se implemente el ataque del troll.
  • Trolls estratégicos. Al igual que los trolls tácticos, llevan a cabo planes articulados de diversa índole y a largo plazo; pero se diferencian de los anteriores porque actúan en grupos y no como individuos. El objetivo final, sin embargo, es siempre el mismo: «atrapar» a los demás usuarios y rebajarlos a su nivel.
  • Troll de dominación. En algunos casos logran llegar a lo más alto de la «cadena de mando»; convirtiéndose en administradores de grupos de discusión, foros y grupos en redes sociales. Por lo tanto, pueden obtener beneficios y «gratificaciones» personales al explotar su posición dominante con respecto a otros usuarios. Gracias a su rol pueden insultar y denigrar a otros usuarios con la certeza de que su comportamiento queda impune. En otros casos, sin embargo, imponen sanciones y medidas de forma arbitraria y desmotivada; haciendo que su papel pese sobre el resto de la comunidad de forma discriminatoria, impulsados ​​por el deseo de desquitarse contra otros.

¿Te trollearon alguna vez?

Suscribete a nuestro newsletter

 

Mejora tus servicios con conocimiento extraido del big data

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad
Open chat