Ser y parecer

Lo primero que debemos decir es que para parecer hay que ser. Es decir, el parecer se da en algo que previamente es y, por ende, ya tenemos que ser algo para poder parecer ser otra cosa.

El fondo y la forma son de igual importancia.

La reputación se construye con el tiempo, mostrando 𝐜𝐨𝐡𝐞𝐫𝐞𝐧𝐜𝐢𝐚 en lo que decimos ser, lo que proyectamos y lo que hacemos efectivamente.

Si ya tenés la “apariencia” entonces obliga a tu “ser” a desarrollarse, de lo contrario estarás engañando a las personas.

Y si ya “sos” pero no contás con la “apariencia”, entonces a trabajar sobre ese aspecto, ya que no estás comunicando correctamente el potencial que tienen vos como marca personal o tu marca.

¿Te interesa sabér qué se dice y qué aspectos mejorar? Hay herramientas de medición para trabajar sobre indicadores específicos.

Suscribete a nuestro newsletter

 

Mejora tus servicios con conocimiento extraido del big data

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad
Open chat