Ley de Datos europea: el fin de la exclusividad de la información

Ley de Datos europea: el fin de la exclusividad de la información

¿El fin de la exclusividad de la información? Al menos es lo que se pretende con esta nueva ley propuesta, la cual aborda problemas jurídicos, económicos y técnicos devenidos de su baja utilización, y propone poner a disposición mayor cantidad de datos para ser reutilizados.

Fue la Comisión Europea la que presentó una propuesta que establece normas sobre quién puede acceder y utilizar nuestros datos, y con qué finalidad. Se trata de un avance respecto a la Ley de Gobernanza de Datos del año 2020, aunque para su implementación pueden faltar un par de años, dado que tiene que ser aprobada por el Consejo y el Parlamento Europeo.
Lo interesante es que no se trata sólo de empresas tecnológicas, sino que se extiende a cualquiera que utilice datos. Y tiene implicancias económicas que se tienen bien en claro, dado que se prevé que los datos generen 270.000 millones de euros de PIB adicionales con miras a 2028.

La propuesta se enmarca en una estrategia de datos de la Comisión que desempeñará un papel clave en la transformación digital, de cara a los objetivos digitales para 2030. Según explicó la Comisión, el análisis de datos permite un ahorro de hasta 20% en sectores como el transporte, la construcción y la industria. Se busca reforzar el uso de la nube europea al introducir obligaciones para evitar que se envíen nuestros datos a servidores de países fuera de la UE de manera ilegal.

¿Quieres saber qué se puede hacer con grandes volúmenes de datos? Revisa este artículo sobre Beneficios de contratar servicios de Big Data para tu marca

Una de las medidas se trata de obligar a las empresas a compartir sus datos con terceros
Respecto de estas medidas, también se pretende evitar el abuso de «desequilibrios contractuales en los contratos de intercambio de datos», para lo cual se pretende que las cláusulas abusivas e injustas no sean vinculantes. Tampoco se permitirá, por medio de garantías, que los datos se empleen de manera tal que termine perjudicando negativamente al fabricante (quien recolecta los datos). Por ejemplo cuando los datos se emplean para beneficiar a un competidor.
Esta ley también establece que las empresas faciliten el traslado de los datos de un sitio a otro, como por ejemplo de Google Fotos a Amazon, aunque no se trate sólo de imágenes sino cualquier dato.

Para las personas, el beneficio radica en que los usuarios podrán descargar sus datos (transferencia de información que generen productos como electrodomésticos inteligentes) y éstos deberán ser compartidos con terceros para proporcionar servicios basados precisamente en esos datos. Es decir, a modo de ejemplo, el dueño de un automóvil inteligente podrá solicitar los datos de rendimiento para que sean enviados a un taller que el propio usuario elija, significando un beneficio económico al poder optar por servicios más baratos.
En el caso de la administración pública, en casos de emergencia como un incendio o una inundación, podrán acceder a datos de empresas bajo ciertos lineamientos, aunque esto puede ser origen de futuros conflictos o abusos.

Quizás te interese nuestro artículo sobre Inteligencia de datos y políticas públicas

Luego de la Ley de Gobernanza de Datos, esta es la segunda gran iniciativa a nivel legislativo cuyo objetivo es poner a la Unión Europea en la vanguardia de nuestra sociedad basada en la información.

Esperamos te haya resultado interesante esta información.

¿Crees que el mundo seguirá los pasos de la Unión Europea en el tratamiento de los datos? Déjanos un comentario en redes sociales, y ¡comparte el contenido! ?

Suscribete a nuestro newsletter

 

Mejora tus servicios con conocimiento extraido del big data